Alquiler de larga duración para particulares y leasing: las diferencias

Sucede que el alquiler de coches a largo plazo para particulares y el leasing se confunden o simplemente te cuesta entender cuándo elegir una opción u otra. vamos a ver cuales son las principales diferencias.

Alquiler de larga temporada para particulares

empecemos desde opción de alquiler a largo plazo, un contrato que permite a una persona particular alquilar un automóvil, respetando ciertas condiciones. El alquiler se puede hacer por un período específico o por un kilometraje decidido en el contrato.

Esta opción, dependiendo del contrato que firmes, ofrece muchas garantías que eliminan varios problemas, además de los costes asociados al mantenimiento del vehículo en propiedad. Los que alquilan un coche pagan cuotas mensuales, que incluyen diversos servicios (gastos de gestión estándar, gastos de mantenimiento ordinarios y extraordinarios, seguros). Al finalizar el contrato de alquiler se deberá devolver el coche.

Coche alquilado

Después de aclarar qué es el alquiler a largo plazo, en cambio, veamos qué se entiende por arrendamiento. En este caso, un operador financiero compra el coche por cuenta del cliente y le concede el uso, previo pago de una cuota mensual y un anticipo, que actúa como garantía de la deuda.

La duración y el importe de las cuotas se indican en el contrato. El derecho de uso del automóvil también es transferible a terceros y se extiende hasta el término establecido. El arrendatario está obligado a hacerse cargo de los gastos de mantenimiento de la máquina.

Incluso los particulares hoy, al igual que las empresas, pueden optar por el leasing, sin poder beneficiarse de las ventajas fiscales de las empresas y titulares de números de IVA. Esta es una fórmula ventajosa para aquellos que están acostumbrados a cambiar de automóvil a menudo, que por lo tanto no se verán afectados por el fenómeno de la devaluación. Sin embargo, el particular que quiere un automóvil arrendado debe probar que es necesario para fines comerciales.

Cuándo elegir alquiler a largo plazo o leasing

Veamos las diferencias entre alquiler de coches a largo plazo y leasing (por ejemplo que pasa con un conductor ebrio), qué es más conveniente ya quién. Empecemos por el alquiler: el usuario paga una cuota mensual y suele devolver el coche al finalizar el contrato; con el leasing, en cambio, tiene la posibilidad de cambiar de coche, prorrogar el contrato o concluirlo redimiendo el vehículo.

La renta de autos también incluye los costos de RCA y mantenimiento, el leasing no incluye estos costos. Por ello el alquiler da más tranquilidad a la cliente que no tiene «el pensamiento» de los gastos de gestión o incluso la devaluación del vehículo.

El alquiler a largo plazo es más barato también en términos de costos: durante toda la duración del contrato, de hecho, solo se paga la tarifa mensual. Con el leasing, en cambio, hay que tener en cuenta la cuota inicial, las cuotas mensuales y luego la maxi cuota para el rescate. También hay que pensar en los costes de los seguros, el impuesto de circulación y el mantenimiento ordinario y extraordinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.