Autonomía del coche eléctrico: cómo conservarla durante el invierno

Como es bien sabido, la autonomía de los coches eléctricos se reduce en invierno debido a las bajas temperaturas y todo lo que de ello se deriva. Sin embargo, para resolver el problema, o al menos para reducir su relevancia, es posible tener en cuenta algunos puntos a observar para preservar la autonomía de las baterías y, en consecuencia, limitar el consumo de energía en los movimientos cotidianos.

Pero antes que nada, cuales son las causas? Los coches y vehículos eléctricos consumen más durante el invierno porque con las bajas temperaturas la energía de baterías de iones de litio también se utiliza para calentar el habitáculo, por ejemplo. Luego está la necesidad de sobrecalentar las propias baterías para llevarlas a la temperatura de funcionamiento adecuada, que debe estar dentro de un rango bien definido. O de nuevo, pero esto también se aplica a los vehículos con motores de combustión interna, también eluso de neumáticos de inviernomás resistente a la rodadura, o simplemente la resistencia aerodinámica, factor que más incide con el descenso de las temperaturas, debido a la mayor densidad del aire.

Estos son básicamente los factores que causan un mayor consumo de baterías de coches eléctricos. Y si en estos dos últimos mencionados (mayor resistencia a la rodadura y aerodinámica) hay muy poco que hacer, en el tema de la calefacción se puede prestar cierta atención para minimizar el impacto y, en consecuencia, disfrutar de una mayor autonomía incluso cuando las temperaturas se acerquen a cero.

Además de utilizar el modo Eco, que ayuda a aumentar la autonomía reduciendo también la potencia del sistema de aire acondicionado, precalentar el habitáculo cuando se carga el coche es una opción a tener en cuenta, para que la electricidad provenga directamente de la red y no de las baterías del vehículo, por tanto sin afectar a su autonomía. Una función, esta última, presente en los Volkswagen de la familia ID (aquí para la lista de precios italiana) y particularmente útil sobre todo en caso de viajes cortos.

Por otro lado, este es precisamente el contexto de uso más frecuente de electricidad hasta la fecha, por lo que no hay que preocuparse mucho considerando el impacto, por lo tanto limitado, del problema. ¿Quién entonces tiene que viajar? largas distancias el asunto preocupa aún menos ya que, siempre que no haga paradas particularmente prolongadas, será solo en la fase de arranque que parte de la energía del automóvil se utilizará para calentar y llevar la batería a la temperatura adecuada de funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.