Carburación de motos: tipos y cómo regularla

Cuando se quiere entrar en la autopista, u otra vía de circulación rápida, como por ejemplo una circunvalación, lo primero que hay que hacer es poner la flecha a la derecha y entrar en el carril de aceleración. Este carril es crucial para incorporarse a la autopista sin causar accidentes e inmediatamente explicaremos por qué. Cuando cualquier automovilista, conduciendo su vehículo, quiera entrar en una vía de circulación rápida desde una vía normal, deberá ajustar su velocidad a la del resto de vehículos que circulan por la autopista. El carril de aceleración, o rampa, es para esto. Sin embargo, al ingresar a este carril, el conductor debe tener la máxima precaución, a fin de no causar daño a sí mismo ni a los demás.

Una vez situado en el carril de aceleración, paso necesario para acceder a la autopista desde una vía normal, el conductor deberá empezar a aumentar su velocidad para ponerlo al nivel de los otros autos presentes. El tendrá que pagar el máxima atención al tráfico, especialmente si la visibilidad es escasa y si hay camiones u otros vehículos pesados, tratando de identificar el momento más adecuado para entrar desde el carril lateral al más interior. En caso de alta concurrencia, el conductor también deberá mirar rápidamente por el espejo retrovisor para asegurarse de que alguien de atrás no se acerque demasiado y, al mismo tiempo, deberá mantener la distancia de seguridad. los coches de delante. Es muy importante señalar siempre sus movimientos con la flecha, no solo como una forma de respeto hacia los demás automovilistas, sino también para evitar incurrir en multas y para evitar, además, desagradables accidentes y colisiones.

Aunque el código de circulación establece normas y procedimientos para entrar en la autopista, no todos los automovilistas tienen buenas costumbres al volante, por lo que puede ocurrir que, mientras estás entrando en la autopista, alguien, a tu lado, te señale que quiere pasar, o, peor aún, que el conductor que va delante de ti se quede indeciso, siga postergando su inserción en la columna de coches ya presentes en el carril más interior de la veloz vía. En estos casos, es realmente necesario extrema precaución. Si no representa un peligro para ti y para los demás, también puedes dejar pasar a todos los autos que no parecen dispuestos a dejarte pasar y darle tiempo al temeroso conductor para que espere el momento más oportuno; si, por el contrario, su velocidad es demasiado alta, o tiene una fila de autos pateando detrás de usted, intente reclamar con calma su derecho a entrar. Sin embargo, tenga en cuenta que la guía se aplica, sobre todo, a esta regla simple: ¡no haga a los demás lo que no le gustaría que le hicieran a usted!

Información útil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.