Coches 0 km: ventajas y desventajas

los coche en el km 0 ya son automaticos registrado, con matrícula y, normalmente, a nombre del concesionario. Esta última los registra inicialmente, para asegurarse de que la matriz alcanza los objetivos periódicos preestablecidos (trimestrales, semestrales o anuales), luego los vuelve a poner en el mercado, vendiéndolos al público.
Su condición es, de hecho, un término medio entre lo nuevo y lo usado.
Los coches de 0 km se denominan así por su bajísimo kilometraje (a menudo tienen menos de 10 km) y, antes de salir a la venta, no se utilizan ni para conducir ni para hacer pruebas de conducción.

Comprar un coche 0 km implica algunas obvias beneficios. Los tiempos de espera son muy cortos: de hecho, los coches de 0 km están disponibles para entrega inmediata. Esto significa que puede pasar menos de una semana entre el momento de la compra y el de plena disponibilidad del vehículo. El precio es mucho más bajo que el precio de lista: la solución “0 km” puede conducir a ahorros del orden del 20-25%.

Sin embargo, la entrega rápida implica algunos desventajas. Las posibilidades de elección son casi nulas: no es posible optar por un color diferente al que se muestra, y de la misma manera no será posible personalizar el automóvil de una manera diferente a la ofrecida.
El registro exitoso implica la asunción de la condición de coche de «segunda mano». Esto puede conducir a una reducción adicional en la reventa del vehículo.

Incluso el comprador de un coche 0 km está protegido por uno garantía. Este último, por ley, no puede ser inferior a un año. Sin embargo, no es raro que los concesionarios extiendan la garantía doce meses más para facilitar las ventas y disponer de la flota más rápido, eliminando así la brecha con la garantía de 24 meses que protege al comprador de un auto nuevo.

Puede esconderse algún riesgo en la compra de coches 0 km procedentes deextranjero. En tales casos, debido a las diferentes normativas, puede que no sea fácil determinar la calidad real de los coches. Otro problema podría ser la evasión del IVA: aunque la ley obligas al vendedor a pagar el IVA antes del registro, no es raro encontrar trucos que «se saltan» este paso, dejando una molesta carga fiscal en manos del comprador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.