Cómo conducir el coche en tacones altos

Las mujeres no renuncian a ser elegantes ni siquiera al volante: por eso la costumbre de conducir calzando zapatos con tacón alto es muy común a lo largo de nuestra península. Estos zapatos, como puedes adivinar fácilmente, no son exactamente los más adecuados para una conducción segura: el riesgo de quedar atrapado entre los pedales o tener poco agarre en ellos lamentablemente siempre está a la vuelta de la esquina. Además, llevar este tipo de calzado dificulta mucho más la preparación necesaria para realizar maniobras bruscas, que, con demasiada frecuencia, son necesarias para desenvolverse con eficacia en el tráfico de los centros urbanos.

Para comprender mejor los hábitos de los conductores españoles, nos basamos en los resultados de una Investigar realizado utilizando como muestra sujetos de sexo femenino, de edad y procedencia heterogénea, unidos, sin embargo, por el hábito de ponerse habitualmente al volante. De esta encuesta surgió que los más propensos a usar tacones, incluso mientras conducen, tienen entre 25 y 34 años; mientras que los conductores más jóvenes y maduros optan por la comodidad, calzando zapatos planos.

El calzado a llevar durante la conducción no es una cuestión puramente femenina, sino que también atañe a los hombres: estos últimos, de hecho, muy a menudo empiezan a conducir calzando chanclas o calzado que no les queda bien seguro conduciendo.
El 70% de los conductores españoles cree que existen restricciones sobre el tipo de calzado que se debe usar al volante. ¿Es realmente así? Según lo dispuesto en el Código de Circulación, los conductores y choferes no tienen ninguna prohibición al respecto, sin embargo, el artículo 140 dice que: “Los usuarios de la vía deberán comportarse de forma que no constituyan un peligro o un estorbo para la circulación y de tal forma que en todo caso se salvaguarde la seguridad vial”. Asimismo, la sentencia de Casación Penal, inciso IV, 24 de mayo de 1978, n. 6401, aclara: “El deslizamiento del pie del pedal del freno no es una coincidencia, sino inexperiencia del conductor y por lo tanto la conducta es ciertamente negligente”. Es evidente que cualquier compañía de seguros podría reclamar al propio motorista y negarse a indemnizar los daños, en caso de accidente provocado por la inexperiencia del conductor, más aún en el caso de que éste llevara calzado inadecuado y seguro para circular por carretera. un medio de transporte.
Queriendo resumir, si bien no está prohibido el uso de zapatos altos u otros motivos inseguros, corresponde al individuo tener el sentido común de evaluar cuáles son los comportamientos más adecuados para poner en práctica mientras conduce.

Mujer al volante, peligro constante? ¡De nada! Tacones aparte, está probado que el conductores las mujeres son mucho más precavidas que sus colegas hombres y que su forma de conducir es más segura y cuidadosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.