Cómo acceder a la autopista sin accidentes

Uno de los componentes más influyentes en seguridad en la conducción definitivamente es la visibilidad que tenemos por delante. Por eso, una limpieza a fondo del parabrisas y una constante mantenimiento de limpiaparabrisas se convierten en operaciones absolutamente necesarias para garantizar al conductor una percepción clara de la carretera. Reemplazar las escobillas una vez desgastadas es sin duda el primer paso, especialmente en los meses de invierno y verano, cuando el hielo y las temperaturas excesivas pueden comprometer el estado óptimo de la escobilla. Igualmente importante es asegurarse de tener siempre una cierta cantidad de líquido en el tanque de los limpiaparabrisas.

Vierta el líquido en el depósito. limpiaparabrisas es una operación muy fácil de realizar. En primer lugar hay que subrayar que en los meses cálidos es necesario realizar este mantenimiento con cierta frecuencia ya que el aumento del calor podría facilitar la dispersión del agua; por lo tanto, es recomendable verificar el nivel de líquido al menos cada semana.

En el meses de inviernoel gran riesgo es que el agua del interior del depósito del limpiaparabrisas se congele, por lo que es recomendable añadir también el adecuado líquido anticongelante. Una vez identificado el depósito adecuado (el símbolo del limpiaparabrisas con el chorro de agua suele estar dibujado en relieve en el tapón), ya es posible proceder a su llenado.

L’agua desmineralizada sin duda es la solución más adecuada para los limpiaparabrisas. De hecho, este tipo de líquido limita las incrustaciones a las boquillas de los mismos: de esta manera tendrás la certeza de tener siempre una fuga óptima del líquido sobre el parabrisas.
En cualquier caso, el agua del grifo normal también debe considerarse suficientemente funcional, pero en este caso, es recomendable añadir una dosis limitada de alcohol al depósito.

Si la boquilla del limpiaparabrisas está incrustada, la pátina se puede quitar con un alfiler. Esta es una operación que debe realizarse con mucha delicadeza para no dañar el implante y la salida del líquido.
Una vez eliminada la pátina, se recomienda enjuagar con abundante agua tibia para disolver y eliminar los posibles residuos.
Ahora que el depósito de limpiaparabrisas funciona perfectamente y las boquillas del limpiaparabrisas están perfectamente limpias, ¡solo tienes que arrancar el motor y abrocharte los cinturones de seguridad!

Coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.