Cómo y cuándo pulir el coche para que vuelva a brillar

Lejos pulir el coche de un carrocero puede ser una operación muy cara, ya que el pedido oscila en torno a los 150 euros. Realizar un pulido DIY, en cambio, supone un ahorro de unos 100 euros, pero es necesario estar equipado con las herramientas adecuadas. Sin embargo, antes de continuar, es necesario evaluar el estado general del automóvil.

De hecho, pulir el coche puede ser inútil cuando el pintar está arruinado: en este caso será imposible tener un resultado decente en las áreas donde falta. Si, por el contrario, son sólo unos pocos arañazos, el efecto final será mucho más satisfactorio. Además, es bueno proceder con esta operación antes de que la situación empeore.

En algunos casos es posible, en lugar de pulir el coche, proceder aplicando la cera a intervalos regulares: esto hace que se cree una capa protectora sobre la pintura del coche. Si este método no le da los resultados que esperaba, continúe con el pulido real. En ese caso, será prudente conseguir uno. lijadora orbital aleatoria ajustable y uno pasta abrasiva.

Para el éxito de la operación, lave el automóvil por completo y séquelo bien. Después de eso, estaciónalo a la sombra para mantenerlo allí. cuerpo del auto nuevo. La lijadora debe estar equipada con un torunda (en el mercado hay varios con dureza variable) sobre los que se debe aplicar el pulimento. Una vez instalado, pule todo el vehículo por zonas.

Como alternativa a la lijadora orbital aleatoria, especialmente si la operación involucra áreas pequeñas, es posible pulir el automóvil a mano. En este caso, deberá equiparse con un tela que no suelte fibras ni guatas y proceder con movimientos lentos y circulares. Una vez terminado el pulido y aplicada la cera, los defectos superficiales que antes se presentaban habrán desaparecido o reducido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.