Consejos sobre cómo limpiar el interior del coche

Coches son como una segunda casa para algunas personas, ya que por trabajo o necesidades diarias, pasan mucho tiempo conduciéndolas.
El tiempo y los agentes externos, sin embargo, inevitablemente tienden a ensuciar tanto a los agentes externos como a los externos. interiores de autos.
Aunque la parte exterior, aunque delicada, es fácil de lavar, menos se puede decir del interior donde hay materiales como la piel de los asientos, que requieren un cuidado especial.
Aquí se explica cómo tomar medidas para limpio interiores de autos

En primer lugar, distinguimos las piezas de cuero, como los asientos delanteros y traseros, frente a las piezas de plástico o metal relacionadas con el salpicadero y la carrocería.
Finalmente hay Alfombras de auto que requieren una discusión por separado.
¿Por qué esta distinción? Primero porque su tendencia a acumular suciedad es diferente, y segundo porque requieren productos diferentes.
Cómo intervenir:

Para el asientos de los coches, incluso antes de utilizar cualquier producto, aspira cuidadosamente toda su superficie, incluso en los rincones más escondidos, el polvo y la suciedad acechan por todas partes.
Una vez hecho esto, si no quedan manchas de grasa, lo que has hecho puede ser suficiente.
Si no, investiga productos específicos para la piel del asientossiguiendo escrupulosamente las instrucciones del fabricante.
También sería conveniente, sobre todo en épocas de mayor sol, tratar los asientos del coche con espumas que las protegen, evitando la acción erosiva del sol.

En cuanto al salpicadero y los paneles de las puertas, Piel de venado húmeda y bien escurrida.
En cuanto a productos específicos, en los paneles se pueden utilizar los clásicos limpiacristales domésticos. En cuanto al salpicadero, no utilice detergentes de ningún tipo, tienden a evaporarse rápidamente y dejan una película aceitosa sobre toda la superficie del salpicadero.

LA Alfombras de auto son un tema en sí mismos, porque requieren algunos pasos para poder dejarlos limpios como deberían.
El primer paso es eliminarlos todos y proceder uno a uno golpeándolos muy fuerte contra una superficie dura, como una pared.
El segundo paso es esparcir un poco de detergente en polvo (el común, incluso para lavadoras) en dosis muy pequeñas, rociar agua a través de un nebulizador (las alfombras deben estar húmedas, no empapadas en agua), y luego con la aspiradora. pasar continuamente hasta que todos los residuos de detergente hayan desaparecido. Las alfombrillas se verán tan bien como cuando se compraron por primera vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.