Eje de transmisión: cómo funciona

Al conducir u observar un automóvil en movimiento, rara vez hay preguntas más profundas sobre su funcionamiento real. Como todo el mundo sabe, de hecho, para poner en marcha un coche hay que arrancar el motor, poner la marcha y pisar el acelerador; lo que muchos ignoran, sin embargo, es cómo se transfiere realmente la energía del motor a las ruedas. Hay un elemento muy específico del automóvil encargado de esta función particular: es, más precisamente, el llamado eje de transmisión.

Cuando hablamos del árbol de transmisión, por lo tanto, nos referimos a un elemento fundamental de un automóvil. Su presencia y su correcto funcionamiento, de hecho, le permiten moverse realmente. Más precisamente, como ya se mencionó, el eje de transmisión es ese elemento mecánico que transfiere energía del motor a las ruedas. Esta, sin embargo, no es su única función dentro de un automóvil.

Por todo lo anterior, conocer con precisión qué es el eje de transmisión y para qué sirve, cuáles son sus componentes y cómo funciona, pero también cómo proceder a su correcto mantenimiento, es por tanto muy importante. De esta manera, de hecho, también es posible notar a tiempo cualquier mal funcionamiento de este dispositivo en particular y, en los casos en que sea necesario, repararlo o reemplazarlo.

¿Qué es el eje de transmisión y para qué sirve?

El árbol de transmisión, como ya hemos subrayado al principio de esta guía, es el elemento mecánico que transfiere la energía que produce el motor del coche a las ruedas motrices, convirtiendo el movimiento generado por los pistones en un movimiento rotatorio. No sólo eso: entre sus características específicas también está la de conectar el cambio de vehiculo al diferencial. Este componente en particular se usa en autos que tienen la motor colocado en la parte delantera y que están equipados con tracción trasera.

La primera vez que el término «cigüeñal”Se remonta a mediados del siglo XIX, pero recién a finales del siglo XIX se empezó a utilizar con un significado similar al que ha asumido en la era moderna. En 1891, por ejemplo, Battles utilizó la expresión «eje de transmisión» para referirse al eje entre la transmisión y la conducción de los vagones de su locomotora Climax.

Entonces, en 1899, Bukey utilizó el mismo término para indicar el eje que transmite la potencia de la rueda a la maquinaria impulsada por una junta universal en su potencia. En el mismo año, al describir su Velocípedo marino, Clark usó «eje de transmisión» en referencia a la potencia de transmisión del eje del engranaje a través de una junta universal al eje de la hélice. Crompton luego nombró al eje entre la transmisión de su vehículo con motor de vapor de 1903 y el eje motriz de esta manera. La primera industria automotriz en utilizar un cigüeñal en un automóvil a gasolina fue, en 1901, la automóvil.

Eje de transmisión: los componentes y su funcionamiento

En un nivel práctico, un eje de transmisión consta de un eje (es decir, como se entiende en mecánica, un elemento de transmisión de un movimiento giratorio), equipado con juntas cardánicas y que, como se mencionó, conecta la caja de cambios con el diferencial. Generalmente, se hace en acero o en Fibra de carbon. En particular, los coches más potentes son los que tienen un eje de hélice de carbono.

La energía producida por el motor y transferida a las ruedas a través del eje de transmisión se define en par cinemático. Precisamente por ello, el árbol de transmisión está sometido a diferentes destaca, como torsiones y cortes, que corresponden a la diferencia entre el par de entrada y la carga. El par entrante, de hecho, siempre debe ser mayor que la carga a mover y debe ser lo suficientemente fuerte como para soportar la tensión. Cuanto mayor sea la carga a mover, mayor será también la inercia.

Para posibilitar variaciones en la alineación y distancia entre los elementos de accionamiento y guía, en algunos casos los ejes de accionamiento incorporan juntas universales, elásticas, estriadas o prismáticas. El eje de transmisión, por supuesto, se ajusta a la longitud del vehículo del que forma parte. Las formas más comunes son dos: la primera implica la tubo de torsión con una sola junta universal mientras que la segunda, más común, consta de unaUnidades Hotchkiss con al menos dos acoplamientos y toma el nombre de Sistema Panhard (de la compañía de automóviles Panhard et Levassor que patentó este sistema en particular).

Generalmente, cuando el automóvil está parado, el eje de transmisión no gira. Sin embargo, hay algunos vehículos en los que el eje de transmisión continúa girando incluso cuando el automóvil está parado y con la caja de cambios en posición «neutral» (es decir, con la marcha no engranada). En concreto, se trata de unos deportivos que buscan un mejor equilibrio de peso entre la parte delantera y la trasera y que utilizan una caja de cambios trasera.

¿Cuáles son las partes más delicadas del eje de transmisión?

Como se señaló anteriormente, el eje de transmisión es uno de los componentes más importantes de un automóvil. Debido al estrés constante al que está sometido este elemento, es absolutamente importante controlar la salud y el correcto funcionamiento del eje de la hélice, procediendo regularmente inspecciones y a uno de sus revisión (o reemplazo) después de algunos años desde el momento de la compra del automóvil.

En cuanto al estado de salud de un eje de transmisión, conviene saber que este componente se define como «bueno» cuando consigue combinar una buena capacidad de transmisión de potencia con una capacidad suficiente para soportar los continuos esfuerzos a los que se ve sometido durante su funcionamiento. vida. Entre los diferentes factores que afectan la operación correcto de un eje de transmisión están las sacudidas del automóvil y la suciedad que se levanta a medida que el vehículo avanza.

LA puntos mas criticos de un árbol de transmisión son las juntas universales que, por su posición (están situadas en los extremos), están más sujetas a desgaste. No en vano, estos elementos específicos son los que generalmente se reemplazan al reparar un eje de transmisión. En algunos casos, puede ocurrir un desgaste excesivo en las mangas protectoras ubicadas sobre las juntas, que pueden agrietarse.

Es útil saber que, además de los esfuerzos antes mencionados a los que se somete un árbol de transmisión mientras el automóvil está en marcha, otros factores pueden afectar su correcto funcionamiento: un error durante el montaje, por ejemplo, puede causar deformaciones y compresiones que, en girar, puede causar vibraciones o abrasiones que pueden afectar la salud del eje de transmisión.

Los signos de desgaste en un eje de transmisión

Para saber cuándo ha llegado el momento de revisar (o reemplazar) el eje de transmisión de su automóvil, es recomendable monitorear su correcto funcionamiento teniendo en cuenta cuáles son los signos que indican su nivel excesivo de desgaste. YO «síntomas”, En este caso, aparecen de manera bastante evidente. Entre estos, los principales son:

  • irregularidades en la entrega de energía;
  • vibraciones continuas en el volante, especialmente en las curvas;
  • fuertes ruidos de fricción.

Cuando se presentan estas situaciones, necesariamente debe saltar una alarma porque el cardán puede haber llegado al final de su vida útil. En algunos casos, además del eje de transmisión, es necesario reemplazar la caja de cambios, la suspensión y los cojinetes de las ruedas en el exterior del automóvil. El gasto, por supuesto, en estos casos tiende a subir.

En términos generales, se puede comprar un eje de transmisión completamente ensamblado a un costo aproximado a partir de 100 euros. El precio mínimo de un acoplamiento de transmisión con manguito, en cambio, ronda los 60 euros.

Las consecuencias de un eje de transmisión defectuoso

los consecuencias de un mal funcionamiento de un eje de transmisión pueden ser simples anomalías a nivel acústico (como los mencionados ruidos de fricción) pero, en algunos casos, pueden ser incluso más graves: puede ocurrir, de hecho, que el eje de transmisión se «desgarre». .

Es muy importante, por tanto, y es necesario reiterarlo, realizar una revisión periódica del árbol de transmisión y acudir a un taller especializado en cuanto tenga dudas sobre un posible mal funcionamiento de este componente. No siempre es necesario reemplazar todo el eje de transmisión en caso de mal funcionamiento. Sin embargo, para evitar que la situación empeore, es esencial no esperar demasiado después de la primera aparición de los «síntomas».

Consejos para hacer que su eje de transmisión dure más

Hemos recordado en repetidas ocasiones la importancia de vigilar el correcto funcionamiento de un árbol de transmisión y acabamos de destacar los signos más evidentes de su excesivo desgaste. Ahora es el momento de profundizar en lo que precauciones más útil para hacer que el árbol de transmisión de su automóvil dure el mayor tiempo posible. los estilo de conducción que se adopta al volante, de hecho, también puede tener un impacto decisivo en el desgaste de este elemento.

En concreto, el consejo para los automovilistas es adoptar un estilo de conducción lo más sereno posible, evitando aceleraciones bruscas y tirones en el volante. Del mismo modo, los baches y los baches deben evitarse en la medida de lo posible (en vista de las condiciones de la superficie de la carretera con demasiada frecuencia llena de baches). Toda esta serie de factores, como ya hemos señalado, pueden generar tensiones muy peligrosas para la salud del eje de transmisión, componente fundamental de un automóvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.