El aire acondicionado del automóvil es débil: qué hacer

Mantener la eficiencia de laaire acondicionado es uno de los trabajos normales de mantenimiento de un coche: hacerlo en el momento adecuado y de la forma adecuada te permite evitar inconvenientes desagradables sobre todo en verano, cuando en los días más calurosos del año se hace imprescindible tener tu habitáculo suficientemente refrigerado .

En la base del funcionamiento del aire acondicionado se encuentra el circuito de aire acondicionado que contiene el Gas refrigerante en el interior. De hecho, el habitáculo se enfría si el gas alcanza el nivel adecuado: de lo contrario, se reduce la eficiencia. Si no hay problemas relacionados con fugas o la Funcionamiento defectuoso de algunos elementos del sistema, una vez recargada la climatización, el sistema vuelve al funcionamiento normal sin generar ningún tipo de problema.

La recarga de gasolina suele ser cada dos años, incluso si hay varios coches en los que la recarga dura más tiempo. Si se sale el aire acondicionado caliente o no enfría suficientemente el interior del coche, es recomendable acudir a un taller especializado, teniendo en cuenta que el coste de la recarga del aire acondicionado está incluido en el precio del servicio, siempre que se realicen revisiones periódicas.

Como regla general, es bueno adherirse a una serie de reglas que le permitan evitar errores comunes relacionados con el aire acondicionado de tu coche. Incluso si no han pasado dos años desde la última recarga pero el coche ha hecho 60 mil kilómetrospor ejemplo, es recomendable rellenar el gas refrigerante y, si es necesario, reemplazar el filtro secador que tiene la función de eliminar la humedad y las impurezas.

LA costes de recarga del aire acondicionado del coche varían según los talleres y el tamaño de los sistemas frigoríficos: en los más pequeños se almacena menos gas y las cifras son menores. En promedio, los costos a pagar por la recarga del aire acondicionado son los de gas refrigerante y mano de obra, por un precio que no debe exceder 70-80 euros.

Si por desgracia se estropean otros elementos como el compresor, las facturas a pagar suben y pueden llegar incluso a los 700 euros. El coste de la recarga del coche puede ir acompañado de un ligero recargo debido a lasaneamiento de la planta: esta es una intervención necesaria porque el enfriamiento del aire provoca humedad y a la larga se forman mohos, causa de olores desagradables dentro del coche y responsable de muchas alergias. Su coste es de entre 10 y 15 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.