Frenos de tambor vs frenos de disco: ¿cuáles son las diferencias?

Los frenos son uno de los elementos más importantes para viajar con seguridad en los coches y con cualquier tipo de vehículo. Los hay de diferentes tipos y, sobre todo, a lo largo de los años, los sistemas y tecnologías han ido evolucionando y avanzando, permitiendo un notable aumento de la eficacia del sistema de frenado en el coche. Sin embargo, las dos grandes categorías de frenos que han dominado el mercado en las últimas décadas son frenos de tambor y frenos de disco. Descubramos las diferencias sustanciales, ventajas y desventajas.

Frenos de tambor

Comencemos hablando del freno de tambor, que de alguna manera podemos definir como el antecesor y antecesor del freno de disco. El cambio y la transición de un sistema a otro era casi necesario, dado un gran problema de sobrecalentamiento sufren los componentes del freno de tambor en caso de frenado prolongado o repentino.

¿Cómo se componen los frenos de tambor? Consisten en un tambor circular de metal (un cilindro giratorio) y una o más zapatas recubiertas con material de fricción, que se ubican en el interior (en los carros) o en el exterior (en los vagones) del tambor, que se denominan mandíbulas. Estos últimos, cuando se activa el freno, presionan contra el tambor y producen la fuerza de fricción capaz de reducir la velocidad del vehículo y por lo tanto de detener el propio vehículo.

Este tipo de freno, durante la fase de frenado, alcanza temperaturas que en algunos casos son muy elevadas y que desarrollan un fenómeno de pérdida de eficacia del sistema, denominado «fade» o «fading», y que también conduce a la deformación. La capacidad de frenado de este sistema sigue siendo muy alta, aunque muchos crean lo contrario, y al menos tres o cuatro veces mayor que la de los frenos de disco. Los frenos de tambor no han desaparecido por completo, a día de hoy se siguen utilizando como frenos de estacionamiento en algunos coches ligeros, que no necesitan un sistema de frenado de altas prestaciones. De esta forma, el fabricante de automóviles consigue contener el coste total del coche, dado que este tipo de sistemas se caracterizan por unos costes más accesibles, dada la facilidad de implantación en el coche.

pros y contras

Después de entender qué son los frenos de tambor, cómo se componen y cómo funcionan, veamos cuáles son las ventajas y desventajas de este sistema de frenado. Empecemos por los pros: aunque han sido «superados» por los frenos de disco, siguen siendo los más económico y duradero.

Desafortunadamente, el mayor inconveniente, como ya hemos mencionado, es la poca capacidad para disipar el calor. Cuanto mayor sea la temperatura en el tambor, menor será la eficiencia de frenado. Y eso no es todo, también hay otros aspectos negativos que podemos enumerar:

  • El montaje y mantenimiento del freno de tambor puede ser mucho más complejo;
  • puede ocurrir que se deformen por las altas temperaturas que alcanzan durante el ejercicio de las funcionalidades y también por desgaste (cómo comprobarlo);
  • el periodo de rodaje necesario para lograr la máxima eficacia de frenado es, sin duda, más largo.

frenos de disco

Pasemos ahora a los frenos de disco, otra categoría macro importante. Este es el tipo de freno que ahora está presente en casi todos los automóviles y motocicletas. ¿Cómo se fabrica un sistema de frenos de disco? Se compone de un disco de metal y una pinza. que ejerce presión sobre el propio disco, en el momento de la frenada. A través de almohadillas (cuanto cuesta cambiarlas), la pinza es capaz de reducir la velocidad del vehículo, frenándolo con precisión, siguiendo la fuerza de fricción aplicada. El freno de disco tiene por tanto la finalidad de ralentizar o detener el giro de una rueda y del medio al que está ligada. La pinza es integral con el marco y aloja las pastillas. Durante el frenado, un mecanismo presiona las pastillas contra el disco, la rueda recibe un par que contrarresta la rotación (la acción de frenado).

Es una bomba que acciona la pinza, mediante la presión que ejerce el líquido de frenos, logra activar un pistón que tiene la función de empujar la pinza contra el freno. Hay dos modelos diferentes:

  • esos mas simpleen el que la pinza es movida por un solo pistón, este es el caso de la pinza flotante;
  • más modelos complejo y “sofisticado”, que generalmente encontramos en autos más caros e incluso en autos deportivos. En estos casos las pinzas están equipadas con dos o más pistones opuestos a ambos lados del disco, se denominan pinzas fijas y garantizan un mejor rendimiento.

A lo largo de los años, el freno de disco ha ocupado el lugar del freno de tambor. La primera razón, que es la que ya hemos explicado anteriormente, está ligada a que las temperaturas se disipan de forma más eficiente en el caso de un sistema de disco. Pero eso no es todo: los frenos de tambor no pueden garantizar el mismo rendimiento óptimo en condiciones de lluvia y asfalto mojado.

LA consejo para viajar seguro:

  • cambiar las pastillas de freno cada 40.000 kilómetros aproximadamente;
  • en cambio, reemplace el disco cada 80,000 kilómetros.

Infórmese también acerca de su automóvil que, cuando comienza a tener problemas con los frenos (así como con otros componentes), enviar señales que es bueno tener una revisión mecánica:

  • el coche vibra al frenar;
  • respuesta anormal del pedal del freno;
  • el coche emite un silbido extraño al frenar (las almohadillas pueden estar excesivamente desgastadas);
  • el pedal llega al final de su recorrido antes de que haya terminado de frenar (puede haber aire en el sistema hidráulico de frenos o puede haber disminuido el nivel del líquido de frenos, debido a una posible fuga).

pros y contras

También en este caso, como hemos visto para los frenos de tambor, analicemos cuáles son los pros y los contras de este tipo de sistema de frenado. Empecemos con beneficios:

  • la potencia de frenado es mayor, muy útil, por ejemplo, cuando se requiere un frenado brusco;
  • en comparación con los frenos de tambor, los frenos de disco son más rápidos y fáciles de reemplazar;
  • Los frenos de disco son exteriores, por lo que tienen una capacidad de enfriándose mejorar. El calor tiene la capacidad de disiparse mucho mejor.

los desventajas de frenos de disco:

  • son más caros de mantener y menos duraderos en el tiempo, aunque garantizan un mayor rendimiento y fiabilidad;
  • Para cada tipo de sistema de frenos de automóviles, los frenos de disco requieren un mantenimiento adecuado con detergentes especiales y cambiar el líquido a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.