Gasolina y diesel en comparación

Como en todos los sectores, el sector del automóvil también está lleno de interminables discusiones y no hablamos solo de deporte, sino de esas elecciones que surgen cuando cruzamos el umbral de un dealer, que inevitablemente influirán en los años venideros. La lucha entre quién prefiere un motor diesel o gasolina siempre será eterna; una búsqueda simple en Google nos hace entender que una verdadera respuesta a la investigación gasolina o diesel Prácticamente no existe. Las dos mecánicas contemplan fortalezas y debilidades y ningún admirador, entusiasta o crítico, arrinconado, podrá esclarecer las ideas de manera definitiva.

Diesel, gasóleo, nafta o gasolina: ¿qué cambia?

Aceptada también por los operadores del sector y ahora lenguaje común, la palabra diésel no indica el nombre del combustible, sino el tipo de motor, patentado en 1892 por el inventor rodolfo diesel. En la jerga común, nafta, diésel y gasóleo implican exactamente el mismo combustible. Por lo tanto, los vehículos equipados con un motor diesel pueden repostar fácilmente en aquellas columnas que indican la redacción anterior. La gasolina es un combustible que ha sido sometido a un refinación importantees por lo tanto más valioso que el diesel resultante menos trabajado. Ambos combustibles son perfectos para hacer funcionar un motor, solo los cambios tecnología subyacente para poder utilizarlos al máximo.

Cómo funciona un motor de gasolina

En general, los motores de gasolina se conocen como «motores de combustión interna«, En realidad lo que sucede dentro de la cámara de combustiónno es exactamente una explosión, sino una expansión de gases en combustión. El motor de gasolina se compone de varias fases muy concretas, su complejo se denomina «encendido controlado«. Esto se debe a que el combustible, en este caso la gasolina, se enciende en un momento preciso establecido por la mecánica o por la electrónica. Este proceso tiene lugar en la cámara de combustión, o en el cilindro; como sabemos hay motores que incluyen dos, tres, cuatro, seis, ocho pistones y más. Además de la cámara y el pistón, el conjunto está formado por al menos dos válvulas, uno para la admisión y otro para el escape, aunque hoy en día la configuración básica incluye cuatro, dos para la admisión y dos para el escape. Cuando la válvula de entrada deja entrar en la cámara uno mezcla de aire y gasolina comienza el proceso: en esta fase el pistón deja espacio para que la mezcla se mueva y comprima mientras las válvulas se cierran. Las bujías, controladas mecánica o electrónicamente, emiten una chispa que enciende el combustible, el pistón es literalmente empujado por la expansión de los gases y transmite su movimiento al cigüeñal que en consecuencia se transforma en fuerza motriz útil para mover el vehículo. La última fase se refiere a los gases de escape: los humos residuales derivados de la combustión, gracias a la apertura de la válvula de escape, son conducidos hacia el Tubo de desagüe.

Cómo funciona un motor diésel

Los motores diesel funcionan de manera similar, pero no igual. De hecho, el combustible diesel no se enciende a través de velas que emiten una chispa, sino a través de un alta compresión, por eso estos motores son sin velas. La estructura del cilindro de un diésel y las fases, que son cuatro, suelen ser equivalentes a las de un gasolina. Inicialmente, por la válvula sólo se introduce aire que, al comprimirse, puede alcanzar temperaturas entre 700 y 900 grados: inmediatamente antes, se introduce gasoil en la cámara que, en contacto con el aire incandescente, provoca la ignición del combustible y la expansión de los gases. A continuación, los gases residuales se expulsan del Sistema de escape.

¿Vale la pena diesel o gasolina?

Tratando de ser lo más racional posible, di evitar cualquier controversia y bien conscientes de que encontraremos partidarios de una u otra tecnología, vamos a resumir los dos motores. Con la misma conducción y cilindrada, un motor diésel tenderá a consumir menos combustible que el de gasolina. La ventaja de la gasolina se encuentra en más potencia entregada, aunque en los últimos veinte años estas diferencias han ido disminuyendo paulatinamente. Los vehículos equipados con propulsión de gasolina suelen tener una costo de la compra bastante inferior, incluso si en la bomba el diésel es más barato. Por el contrario, el diesel es capaz de generar más energía a bajas revoluciones y esto permite que sea más rápido, al menos al principio. Aunque el gasóleo cuesta menos que la gasolina en el surtidor, la potencia máxima que garantizan los motores diésel suele ser menor. El coste de compra de un coche diésel también será normalmente más alto, obviamente excluyendo el ofertas especiales del distribuidor. La elección dependerá seguramente de la cantidad de kilómetros recorridos con su coche: trayectos cortos o viajes ocasionales muy largo decretará la «victoria» de un motor sobre el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.