Scooter Sharing: cómo funciona y costes

los compartir scooter ha sido un servicio activo en España desde hace algunos años, por lo que no es una novedad, pero es obvio que con el paso del tiempo se convierte en una solución cada vez más conocida y utilizada y, por lo tanto, también refinado en cada detalle, para ofrecer un mejor servicio a los usuarios. El número de personas que decide utilizar scooter sharing también está aumentando en las ciudades que ahora ofrecen este tipo de servicio. Una realidad similar al scooter sharing es la auto compartido, que a estas alturas todos sabemos cómo funciona. ¿Cuáles son las diferencias en el uso compartido de scooters? Veamos todo lo que necesitas saber.

Compartir scooter: qué es

El concepto de compartir scooter es muy sencillo y retoma precisamente lo del car sharing, solo que utiliza cómodos vehículos de dos ruedas para desplazarse por la ciudad, en lugar de coches. La bicicleta elegida se usa por un período de tiempo elegido y luego debe ser devuelto. En realidad, los métodos de uso del scooter sharing son diferentes, no solo uno, un ejemplo es lo que podemos comparar con ‘pedir un aventón’.

El funcionamiento es muy sencillo, la mayoría de los servicios dan la posibilidad de buscar online y también a través de la app de la gasolinera o la estación más cercano donde recoger el vehiculo. Hay que registrarse para poder confirmar, se requiere una tarjeta de crédito como garantía, los usuarios deben tener al menos 21 años y reservar es muy sencillo.

Desde el momento de la confirmación, el usuario dispone de un tiempo máximo hora y media para ir a recoger la moto y por los primeros 15 minutos no se solicita pago. Una vez transcurrido el primer cuarto de hora, también se descontará el coste de la reserva. En las ciudades donde se ofrece el servicio de scooter sharing, generalmente existen diferentes puntos donde es posible finalizar el alquiler y entregar el vehículo. Para toda la información específica y tarifas es útil consultar los sitios web y aplicaciones de los servicios.

Otro tipo de servicio es el que conecta a diferentes personas usuarios que necesitan un viaje con cualquiera que tenga un ciclomotor y dé su disponibilidad. Es una comunidad real, a la que todos pueden unirse, tanto los que necesitan un paseo en moto como los ciclistas que están dispuestos a dar ‘un paseo’ a los que van a pie.

¿Cómo funciona el uso compartido de scooters?

El usuario interesado solicita el vehículo adirección precisa y paramomento en que lo necesita, el motorista disponible debe presentarse a tiempo y llevarlo a su destino. No es necesario ningún tipo de cambio de moneda, la tarifa acordada siempre se recibe a través de la app o del sitio del servicio. El usuario que ha aprovechado el pasaje libera la calificación (de 1 a 5 estrellas).

Requisitos para convertirse en un motorista de scooter sharing:

  • tener licencia de conducir;
  • el vehículo debe ser adecuado;
  • el scooter debe estar cubierto por un seguro regular;
  • obviamente debe haber dos cascos.

Las ciudades italianas que ofrecen el servicio de compartir scooter están preparados en cuanto a estructuras y seguridad. Se trata de una oferta cómoda para muchos usuarios, tanto para los que no disponen de vehículo propio, como para los que de repente se quedan a pie en lugar de con su propio patinete y tienen que ir al colegio o al trabajo.

Los costes del servicio de scooter sharing

Durante el periodo en el que tomas la scooter alquilada es posible salir del área de competencia, pero una vez finalizado el servicio (cuando tomas el vehículo de forma independiente y no a través de la solicitud de pasaje), la scooter generalmente debe estar estacionada. en el interior del área. Las tarifas dependen de la empresa de reparto.de media estamos hablando de 0,29 euros el minuto o 0,24 euros si decides coger un paquete de minutos prepago (por ejemplo 250 minutos pueden costar un total de 60 euros).

A través del sitio web o la aplicación dedicada es posible localizar y reservar la scooter más cercana. Otras compañías exigen el pago de una media de 0,26 euros el minuto o una tarifa plana de 4,90 euros la hora o 19,90 euros el día. A veces también hay descuentos para empresas y estudiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.